Jorge Dorado
Jorge Dorado

Madrid, 1976. Ha dirigido varios y premiados cortometrajes , entre ellos, La Guerra co-dirigido con Luis Berdejo. Fue nominado al Goya como mejor cortometraje de ficción y ganó más de 50 premios alrededor del mundo.

También trabajó como ayudante de dirección en películas como: La mala educación, Hable con ella, ambas de Pedro Almodóvar, El espinazo del Diablo de Guillermo del Toro ó Moulin Rouge de Baz Lhurman.

Actualmente trabaja como realizador de publicidad mientras prepara su primer largometraje.

www.jorgedorado.es

  • 2009. Gracias 14 min. (35 mm).
  • 2007. Limoncello 5 min. (35mm) 15 Premios.
  • 2006. Distancias 12 min. (35mm).
  • 2005. La guerra 9 min. (35 mm) Nominado al Goya 2006. 60 premios.
  • 2002. Líneas de fuego 20 min. (35mm) 6 premios.
  • 1999. Siguiente 9 min. (35mm) 4 premios.
  • Dorado, Jorge

    Imagen de su último cortometraje, Gracias
    Imagen de su último cortometraje, Gracias

    Madrid, septiembre de 1995. Facultad de Ciencias de la Información. Cientos de chavales ávidos de aprender –cuando no contagiados de “titulitis”- invaden el mismo cemento que en verano albergó el rodaje de una, entonces ya famosa, ópera prima.

    Decenas, de entre esos cientos, aspiran a que sus estudios les lleven a tesis así. Enfermos de cine, apasionados de toda la belleza y emoción que se pudiera captar en un fotograma, pronto descubren que son pocos los maestros –que haberlos, haylos- y grande la cafetería. Allí, las primeras charlas. Y de las primeras charlas a las primeras proyecciones compartidas (Lynch, Carpenter, Kieslowski, todo vale). Y de las primeras proyecciones compartidas a los primeros cortometrajes, tan puros como temerarios; rodados de cualquier manera…, pero con la mayor ilusión del mundo.

    Uno, de entre esa decena, asistía todos los viernes a un estreno y era capaz de convencerte de que era mucho mejor pasar el verano haciendo un corto entre amigos que tomando el sol en la montaña. Se llamaba Jorge e inició antes que nadie su tesis… en los platós cinematográficos. Su entusiasmo por rodar le llevó a la profesionalización, aunque el meritorio nunca llegaría a primer ayudante porque triunfó el realizador.

    15 años después la perseverancia y el talento de Jorge nos han legado algunos de los mejores títulos del cortometraje español. Líneas de fuego, La guerra o Gracias brillan con luz propia por la fuerza de su puesta en escena y por el excelente manejo del tempo dramático. Con razón, el estudiante que editaba febrilmente sus propios trabajos y que elevaba la voz en defensa de una película hoy forma parte de estos 100 nombres.

    Que nadie lo dude: queda muy poco para el final del doctorado.

    Juan Manuel Romero Gárriz
    Dramaturgo (Báthory contra la 613, Prisionero en mayo), guionista (El sol oscuro, Evelyn) y director de la compañía de teatro Vuelta de Tuerca

    1. Lo que más me gusta del mundo del cortometraje es… que todo es posible en él y que nunca deja de sorprenderme. Es un formato accesible a todo el mundo donde se puede aprender y experimentar constantemente. Un caldo de cultivo increíble para nuevos talentos.

    2. Lo que menos me gusta del mundo del cortometraje es… que algunos cortos busquen “agradar”, ser comerciales para los festivales y los jurados. En el corto hay que arriesgar, desagradar y enamorar desde el límite.

    3. Gracias al cortometraje yo… me he convertido en director. He encontrado mi lugar como narrador audiovisual logrando un estilo propio. Además me ha abierto las puertas a la publicidad y al cine.

    4. Recuerdo que en mi primer cortometraje… no sabía lo que era un 3 a 1. Pensaba que podía rodar tres tomas de cada plano que tenia planificado y cuando llegué al quinto plano ya me estaba quedando sin negativo. Resultó que el 3 a 1 se refería a que disponía de tres veces más negativo que la duración del corto, no de mis planos. Así que tuve que resolver el resto del rodaje a toma única.

    5. Necesito mejorar… Siempre hay que mejorar pero uno no sabe en qué hasta que no se enfrente a ello. Todas las carencias que pueda tener un director se suplen trabajando en casa. Mejorar siempre, en cada proyecto.

    6. Internet. Está permitiendo un acceso al corto. El problema es que el usuario de la red generalmente no tiene paciencia y se pierde el respeto por la obra al adelantar el visionado o ver varias cosas a la vez. Para mí el cine corto o largo debe ser una experiencia personal o colectiva, pero sin interrupciones y lo más grande posible.

    7. Un cortometraje que me marcó fue… Recuerdo cuando vi La Jetée, de Chris Marker (1962); me fascinó lo mucho que se podía hacer con tan poco. La atmósfera, el uso de la voz en off, la animación de las fotos... Me di cuenta de que no necesitaba grandes medios para contar grandes historias.

    8. Mi próximo proyecto es… rodar mi primer largo. Escribir una película es una labor ardua sólo comparable a la dificultad para financiarla. Para debutar en el cine sólo hay una clave: constancia.

    9. Un deseo para el mundo del cortometraje. Que no se pierda el 35 mm y que los festivales dejen de proyectar en DVD o al menos se pasen a las proyecciones digitales.

    10. El cortometraje. Es un formato que nunca morirá y al que todos los profesionales deberían volver en algún momento para darse cuenta de lo difícil que es contar mucho en poco.

    Jorge Dorado